para Buscar en este blog

Ejemplo: Para acceder a las entradas que incluyan las palabras Sadosky y Clementina , basta colocar las mismas en la ventanita superior.

2015.10.15: Hugo Studnitz: Los Vecinos, el Cabezón y la Venganza

CUANDO FUIMOS VECINOS DE CASSINO Y TOMASINO

Dio la casualidad que en una de las asociaciones comerciales alquilamos la oficina de al lado de la que mencionaba Carlos Tomasino en su nota.
Montamos ahí una IBM Series 1 en la que hicimos algunos desarrollos. Uno de ellos fue el “No se queje sino se queja” para la Municipalidad de Buenos Aires, en esa época al man
IBM Series/1
do del Brigadier Cacciatore. Era una demostración del sistema para que pudieran ver que no era fantasía lo que ofrecíamos y que las computadoras se podían conectar por teléfono, brindar información de gestión, etc. etc.
Instalamos la Series 1 en la Municipalidad y llevábamos nuestro software prolijamente almacenado en una cinta magnética, probado en Cangallo y Suipacha, a cuatro cuadras.
Cuando llegamos a destino, cinta ilegible. Volvemos, regrabamos, probamos y regresamos. Nuevamente cinta ilegible. A la tercera vez, por cábala hacemos otro camino y todo funcionó bien.
Al día siguiente explotó la cámara de la Italo o de Segba, que estaba en nuestro camino, en Avenida de Mayo y Tacuarí y que era el único motivo que pudimos tener como excusa. “Se non é vero, é ben trovato”.
Unos pocos meses más tarde, ante la negativa de Cacciatore de pagar el software, retiramos todo y siguieron con el servicio “automático” llenando unas planillas con incierto destino.

CABEZON CANCELAME SI PODES

En la IBM/360 de Ingeniería corría el OS, en el que a diferencia del DOS no se acostumbraba a enviar mensajes a la consola del operador.
Algunas excepciones eran la carga de discos o el cambio de los “chupetes” que contenían la dirección del disco, que en los 2314 permitían una reconfiguración sin tener que desmontar un disco para colocarlo en la unidad vecina. (“poneme el disco xx en la 191”).
A uno de los operadores le tocó que le hicieran una broma: en medio de los Jobs de los alumnos le cargaron un programa que escribía en la consola “Cabezón cancélame si podés”. El programa lanzaba un read de la consola inmediatamente, sin usar las rutinas normales, que exigían responder con un texto que tuviera el número del mensaje (porque en el entorno de multiprogramación podía haber varios mensajes pendientes).
Así todo lo que escribiera el operador iba en forma directa al programa, que en un loop repetía el mensaje… La única solución era apagar el equipo, quitar el job de la cola y protestar.
Nadie en Ingeniería sabía tanto como para hacer ese programa, vino de afuera pero yo nunca supe de dónde. La primera tarjeta que leía era el texto que tenía que mostrar, con lo cual la broma era repetible y configurable.

LA VENGANZA

En Ingeniería siempre el espacio físico fue una limitante, por lo cual aunque se iban ocupando los amplios pasillos de la que fuera la Fundación Eva Perón, forrados en mármol, construyendo aulas y oficinas con mamparas de madera, nunca era suficiente.
El centro de cómputos era un pasillo, que a diferencia de los demás casos, lo ocupaba totalmente, creando así un ambiente cerrado. El gran logro de espacio una vez que llegó la 360 fue obtener una de las aulas para que el grupo de desarrollo pudiera trabajar. Un escritorio y una mesa larga de directorio, unas pocas sillas y punto. Rápidamente la mesa se convirtió en un depósito de papeles que finalmente impedía el uso de la misma.
Se resolvió entre todos los que usábamos ese espacio (en realidad fue entre muchos, no todos!) que el último día de cada mes todo papel que hubiera quedado sobre la mesa pasaba a papel borrador. Con ello se recuperó el espacio mínimo vital para poder trabajar.
Recuerdo que una vez pasó a borrador un listado que había dejado alguien de IBM, con un sistema de accounting. Me suena que el perjudicado fue Mendivelzúa, pero no podría afirmarlo.

Una de las personas del equipo interno también olvidó una vez su trabajo que pasó a la guillotina (literal, había una enorme en el fondo, del área de imprenta) y juró vengarse. Lo hizo, con algo que molestó a todos durante varios días, pero prefiero que él mismo trate de explicarlo a los demás amigos del blog!

No hay comentarios: