para Buscar en este blog

Ejemplo: Para acceder a las entradas que incluyan las palabras Sadosky y Clementina , basta colocar las mismas en la ventanita superior.

19/11/2015: Hernán Huergo: Conversando con José de la Cuesta Ávila (Parte 2 de 2)

El Mayor de la Cuesta Ávila había ganado una batalla muy importante. Es cierto que había contado con los aliados justos en el momento justo.

– Fue un tiempo en el cual lo que hice, como siempre lo digo, se debió más a los apoyos y ayudas que a mi propia capacidad.

Una modestia algo abrumadora, que no se compadece con el aura que ya se formaba alrededor de su figura. Sin embargo, luego de tal triunfo nuestro hombre siguió siendo el mismo. Y como tal, siempre preocupado en aprender más y más sobre su nueva carrera.

– Hice un curso en el ICAP, de Organización y Métodos, extraordinario, que me fue de enorme utilidad en mi vida. Me fue muy bien.

Y lo siguiente que me cuenta me aumenta el asombro, ya en 1965:

– Naciones Unidas ofrecía cursos para la Administración Pública argentina, incluyendo los militares. Pedí permiso, me presenté y gané una de las 5 becas. Elegí la Universidad de Manchester, la más avanzada en el tema Computación.

Se anotó en un curso de Ingeniería de Sistemas. La sorpresa cuando llegó al lugar fue mayúscula. El curso anunciado no existía, estaba en preparación.

– El resultado para mí fue espectacular. Porque me utilizaron como una especie de conejillo de Indias. Yo ya sabía cosas  de computación y armaron el curso a la medida de lo que yo necesitaba.
Universidad de Manchester

Fueron dos años de aprendizaje clave para de la Cuesta Ávila, incluyendo visitas al ejército francés y también al ejército español, dos meses en cada sitio. Pero estas visitas eran hechas como estudiante avanzado de Manchester, que ya tenía conocimientos y experiencia en computación bastante singulares. 

– Sabía más que ellos –dice, mostrando que todas sus modestias anteriores no eran falsas.

Cuando José regresa a la Argentina, en 1966, encuentra que el plan de trabajo que había dejado antes de irse lo estaban cumpliendo a la perfección. Ya era para entonces Teniente Coronel, pero le esperaba una noticia aún más importante para él:

– Entonces me nombraron Director del Proyecto SCD del Ejército.
– Esa sigla, SCD, ¿quién la inventó?
– La inventé yo.

“Qué bueno”, pienso, “por fin me entero de quién fue el padre de la criatura”.

José de la Cuesta siguió avanzando con sus planes SCD en múltiples frentes. En 1967, la flamante DISCAD (Dirección Integral de Sistemas de Computación Automática de Datos) estaba en el proceso de incorporar una poderosa computadora que satisfaría las necesidades informáticas de Ejército. Sin embargo, como ya se dijo, el Tte. Cnel. José de la Cuesta Ávila tenía sus enemigos. Porque cuando terminó ese año, momento en que le tocaba ser promovido a Coronel, le llegó la noticia de que no sería ascendido. Lo cual, según códigos y costumbres de la fuerza, significaba que debía pedir el retiro. Por lo menos, así lo tomó José.

– ¿Por qué no ascendí? Porque dijeron que yo había dedicado mucho tiempo a temas que no interesaban al Ejército.

42 años y a su casa. Pero no habían pasado demasiados días cuando un hijo le dijo: “Papá, te llamaron de Presidencia”. “¿De Presidencia?”. Lo volvieron a llamar y tres días después estaba reunido con el presidente.

– ¿Se puede saber por qué pidió el retiro? ¿Por qué no peleó su ascenso? –lo atacó Onganía.
– ¿No ascendí? No ascendí. ¿No peleé? Creí que no debía pelear.
– Bueno, comienza mañana mismo su nuevo trabajo. Va a ser Asesor SCD de Presidencia.

1968 y de nuevo al trabajo SCD, pero ahora a nivel de toda la Administración Pública. La primer misión fue crear Centros de Cómputos por Ministerio. El más importante ya existía, el de Bienestar Social, o sea el CUPED. Y a esta altura ya lo conocen los lectores a de la Cuesta Ávila. No tardó en descubrir una persona que se convertiría en aliado clave para sus planes, Mendiburu.

Un momento de gloria para el ciclo iniciado por José fue, sin duda, el Congreso SCD de 1969.

– Fue algo espectacular por la cantidad de trabajos presentados. Además de las exposiciones se daban cursos. Las empresas colocaron equipos. Un éxito extraordinario.

Pero poco después pasó algo totalmente inesperado.

– El diablo metió la cola.

El suegro de José de la Cuesta, que dirigía la exitosa Mina Pirquitas, falleció.

– Mi suegra nos reunió a todos con la pregunta, ¿quién quiere ser el nuevo director de Mina Pirquitas? Todos miramos para otro lado.

Pero vuelto a su casa, la mujer de José lo ametralló:

– Primera vez que mamá te pide algo y vos te negás.

El resultado fue el que todos ya imaginan. Al día siguiente el Tte. Cnel. (R) José Javier de la Cuesta Ávila renunció como Asesor SCD a nivel nacional y pasó a ser el nuevo director de Mina Pirquitas.

– O ganaba plata o ganaba gloria. Opté por ganar plata.

Así terminó su carrera en Computación y comenzó su nueva carrera como minero, que lo llevaría a ser el presidente de la minera.

Me habían quedado preguntas en el tintero.

– Tu opinión de Mendiburu.
– Un tipo que no tan sólo era bueno, era muy organizado. El CUPED e YPF eran los mejores centros del estado, modelos. En YPF había una mujer, buenísima, no me acuerdo el nombre.

– ¿Quién inventó lo del escalafón SCD?
– Fue un proyecto mío, pero no fue un trabajo original. Me basé en lo que había ya avanzado en el tema Mendiburu.  Fue él quien armó las escalas y yo presenté el proyecto en base a ellas.

– ¿El Comodoro Vélez?
– Con él nos conocíamos mucho, habíamos estado juntos en el Colegio Militar, él dos años mayor. Vélez estaba en el Centro de Cómputos y era ingeniero militar. Yo me sentía muy solo en mi función en Presidencia y lo invité a acompañarme. Un tipo de excepción, muy gente, muy estudioso, muy capaz. Me aceptó como jefe, siendo yo no sólo menos antiguo sino de grado inferior. ¡Un señor!

Me queda alguna cosa más
que contar sobre él
– ¿Tu relación con IBM?
– Nosotros queríamos alquiler con opción a compra, pero Esmerode insistía en alquiler o compra, no aceptaba lo que nosotros pedíamos. Incluso fue a hablar con mi jefe por el tema, sin éxito. Finalmente, para el DISCAD elegimos Burroughs, que además de aceptar lo de alquiler con opción a compra, ofrecía una solución más potente y moderna, adecuada a lo que necesitábamos.

José de la Cuesta Ávila nació en Tucumán un 28 de febrero de hace 90 años, es viudo, con 5 hijos, 8 nietos y 3 bisnietos. Me queda alguna cosa más que contar sobre él, sorprendente como muchas de las contadas, o más aún. Tiene que ver con sus nietos, que lo llaman Pepe. Doy una pista con la imagen vecina.

Gracias, Teniente Coronel (R) José Javier de la Cuesta Ávila, fue un placer conversar con vos y hacer historia de tu memoria.

Gracias, José!

Gracias, Pepe!

8 comentarios:

  1. Arturo Regueiro me escribe: Hernán: Tuve la oportunidad de tratarlo en aquellos gloriosos 60. Y a veces discutiendo, otras seduciendo, valoré lo que estaba haciendo. Además tuve la oportunidad de volver a contactarme con él cuando pasó a la actividad privada. Toda su historia es también la historia de lo que pasaba por aquellos años con los computadores. Adelante José, vale la pena leerte. Arturo

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que este relato me trajo un montón de recuerdos. Yo había sido asignado por Bull para dar los cursos en el Registro de la Propiedad Inmueble y ahí conocí a mi esposa (me casé con una alumna). En aquellos años, antes de viajar a París, fuimos asignados al Congreso SCD, mi esposa entre los asistentes del Registro y yo entre los de Bull. Nunca nos vamos a olvidar de esos días de del Tte.Conel. de la Cuesta Ávila. Un señorazo y una persona con muchísimas ganas de hacer. Qué linda época y qué lindos recuerdos. Al igual que cuando hablan de Casco Vélez. Un amigo casi compinche, cuando estudiábamos muchos en su casa de la calle Maure con sus hijas (Cristina particularmente) y su esposa aguantando a semejante malón de hambrientos a los que alimentaba con unas meriendas maravillosas.
    Gracias por tantos recuerdos.

    ResponderEliminar
  3. DON JOSÉ JAVIER de la CUESTA AVILA todo en mayúsculas... realmente un PERSONAJE !!. Un gran reportaje del Master H.HUERGO. Vale el recuerdo al Congreso SCD del cual participamos como expositores, grupo formado por analistas-programadores de La Franco Argentina Cía de Seguros.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Pepe de la Cuesta me escribe:

    Mi amigo:

    No me imaginé que cosas que pasaron hace medio siglo tengan valor en el presente. Por ello agradezco a los que se tomaron el trabajo de enviar sus comentarios. En realidad siempre mi acción fue buscar el apoyo de aquellos que sabían mas que yo. Eso motivaba a los consultados y hacia que expusieran lo que tenían en la mente y, algunas veces, en el corazón. El tiempo en la Presidencia de la Nación fue un regalo que me hizo la vida. Fue quizás demasiado corto, pero me posibilitó abrir futuro para otros. Tal es el caso de nuestro común amigo, el Comodoro Vélez que se transformó en el primer Subsecretario de Informática. Recuerdo un pequeño folleto que publicó la Secretaría General de la Presidencia sobre el tema. Al releerlo encuentro una "pegada" al referirme al futuro en el que hablo del gran sistema global. Sé que ese folleto alentó a algún joven a entrar en la computación. En realidad el trabajo en equipo es una fórmula interesante ya que nadie es dueño del todo y todos contribuyen al total. Como aclaración, la sigla SCD solo buscaba reeditar la de ADPS (Automatic Data Processing Systems) que usaba el Ejército Norteamericano como generalidad para el sistema.

    Si bien dejé mi tarea en Presidencia por el cargo en Minas Pirquitas, el primer tiempo, como simple director, me dejó la posibilidad de hacer algunas otras cosas. Entre ellas tratar de divulgar el tema mediante la enseñanza. Es así que dicté un curso en SADIO de introducción a los sistemas computadorizados. Uno de los alumnos (el Dr. Aaron Trajtenberg) me tentó a desarrollar la cuestión en "serio". Al mismo tiempo Atyr de Guimaraes (Presidente de la IEAP - Fundación Getulio Vargas) desde Brasil y la gente del Proyecto OEA 225 me invitaron a dar algunas clases. Eso me permitió viajar a Río de Janeiro (durante un semestre) y a Asunción, Quito, Lima, tratando de difundir la idea del sistema más que máquinas. En tanto con Trajtenberg creamos una serie de sociedades dedicadas al tema que permitieron incorporar a gente que sabía lo que había que hacer pero no encontraban salidas. Entre ellas recuerdo ACD dedicada al asesoramiento, ADPS con sus cursos específicos e ICOP con enseñanza en las escuelas secundarias (llegamos a tener 30 escuelas), Pero ya cada vez estaba más cerca de la actividad minera y (como ya me estaba acostumbrando) gané una beca para un curso avanzado en Canadá, en la Universidad de Mc Clay y al volver me esperaba la Presidencia de Minas Pirquitas, que ya era una tarea ejecutiva. Traje ideas nuevas, posibilidades diferentes y, sobre todo, contactos con el mundo empresarial minero, con lo que dejé para siempre mis inquietudes en la Computación.

    Pero, como los viejos amores siempre aparecen de nuevo, en los últimos años, ya un viejo achacoso, volví sobre el Ejército y sus sistemas. La gente SCD (mis herederos) estaban olvidados y asumidos por el arma de Comunicaciones. Después de algunos tramites logré que se los equilibrara en la Comisión del Arma en paridad (yo buscaba su independencia) y apoyé a algunos camaradas que hablan de la guerra cibernética y están logrando despertar la inquietud en las autoridades. Finalmente mi amigo Huergo me llamó un día para hablar conmigo y publicó una entrevista que me llenó de emoción pues sentí volver a vivir unos años ya muy lejanos que los tenía perdidos en la memoria y que ahora me llevaron a relatar algo más.

    Como síntesis, a los 90 años, ya se sabe con certeza que los tiempos se acaban pronto y volver a vivir es una sensación de placer, en especial cuando aparecen jóvenes de ayer (no tan jóvenes hoy) a los que se les da la oportunidad de compartir aquel tiempo con sus propios recuerdos que nos muestran que algo hicimos juntos, quizás sin saberlo, pero unidos en un sueño que el tiempo convirtió en realidad.

    Muchas gracias.

    Pepe de la Cuesta

    ResponderEliminar
  6. fui aparar a este blog buscando un lugar en la Av Huergo !!!! Lado B :Yo no vi desde mi angulo modico todos los talentos indicados.Me recibi tempranamente ( 22 años ) de licenciado en matematicas promedio 7 y algo con varias materias en Computacion y una practica de 6 meses en USA en las entonces DEC y flia.Sali a buscar empleo (1977) y recuerdo asi de memoria y desorden al citado Velez y a uno de sus subordinados algo parecido a Larguirucho.Lo que querian lo podia hacer un periodista rsutico :escribir boletines por poca paga .Llegue al citado Mendiburu del CPED que me atendio una tarde, con sus acolitos ,despues de una (supongo para ellos ) opipara comida ,dado que se quedaban dormidos mientras les explicaba sobre algoritmos.Me contrataron .Bajo sueldo.El primer dia me asignaron a buscar cintas !!!.Zorro joven pero ya mañoso lo hice durante 7 hs .No cambie palabra con nadie.Pero algo que escuche fue revelador: . a programacion e investigacion (seria OS ?) solo van los recomendados y otras sugerencias mas soeces que involucraban damas .Dure una semana :el viermes dije :hasta el lunes y desapareci.Ni renuncie ni conteste el unico telegrama que me mandaron.Me cruze en el subte con uno de los del CPED que aparecen en este Blog que me miro con odio.En IBM me atendio el autor de este BLOG,que parecia solvente y educado,pero que me dijo con franqueza que hoy valoro :da el pinet (que era este termino ?) pero me parece que usted piensa demasiado (sic-pasillo largo de una oficina en Diagonal Sur o Norte y 9 de Julio ).Al final me fui de la argentina y trabaje en diversas empresas de transporte internacional.En 1987 mi madre y mi padre enfermaron y debia atenderlos,por lo que volvi a los Clasificados .Ahi me encontre con Arturo Regueiro ( Cerrito y Cordoba creo) que me dijo:y.... 32 años es un poco viejo para esta consultora,que precisa vendedores de humo (sic) o programadores RPG y no capos de algoritmos.Tambien pase por un tal Aguilar de Roche y un tal Yañez de VASA ,que me dijeron mas o menos lo mismo,mas atentos al menu gerencial de Planta Munro o Lavallol que a mi .Ahi interne a mis pobres viejos en un geriatrico y me volvi a trabajar a Europa.No los vi mas con vida.Puede decirse que lo unico que aprendi es como no seleccionar personal.Uno de mis pares,que es director delegado para Argentina,trabajo en el SPED o el CPED (eran lo mismo ?) para esos tiempos,pero su negacion a comentar y sus parcos comentarios (estuve poco,con ese no trate,no me acuerdo,eran otros tiempos ,yo no podia elegir,yo era un pobre tipo y un tipo pobre,estaba muerto de hambre ) me hace pensar que era una metodologia general .Me queda poco para jubilarme como director de operaciones logisticas con base en Ciudad del Este -Paraguay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi par en Buenos Aires al que le copie me requiere precisar : que trabajo en CPED y en Sped y no observo ninguna conducta reprochable,mas que la natural burocracia y bajos sueldos del ambiente del empleo publico.tambien me comenta que la estructura de IT de esa prehistoria era distinta a la de ahora,ya que los sectores de operaciones y movimiento fisico eran ampliamente mayores que los de ahora,po rlo que no era facil incorporar programadores .Eduardo :cumpli tu pedido :nobleza obliga .Cierto es que mi unidad de negocios que factura o prcoesa mas que el SPED en moneda constante y en procesos de complejidad no tiene personal de IT directo ,sino que absorbe costos de la central corporativa ( 4 empleados ) .Mas aun,la compra y mantenimiento de Pcs,plotters y otros dispositivos es manejada por una gerencia q depende de mi, y que maneja la intendencia d ela unidad .

      Eliminar
  7. aqui va mi email trapipicook@gmail.com em llamo Dardo Eleanes y soy director de operaciones logisticas para Paraguay,Bolivia Y sud de Brazil

    ResponderEliminar

Comentarios son bienvenidos. Pero deben ser con identificación del comentarista, mail incluido. Los comentarios anónimos son eliminados.
¿Cómo hacerlo?: 1) clic en ventanita a la derecha de comentar como; 2) clic en la opción Nombre/URL; 3) completar nombre y clic en Continuar; 4) Escribir comentario y clic en Publicar. Si el comentarista no es miembro del Blog debe incluir su mail.
Hernán