para Buscar en este blog

Ejemplo: Para acceder a las entradas que incluyan las palabras Sadosky y Clementina , basta colocar las mismas en la ventanita superior.

25/04/2018: Hernán Huergo: Conversando con Conrado Estol: 2. Todas las neuronas encendidas


No me lo comentó él en estas conversaciones pero es bueno
compartir con los lectores el siguiente dato que conozco, otra satisfacción que obtuvo por su trayectoria en la CNIE y sus demás éxitos. En 1970 Conrado cumplía 39 años y confirmaba que era una celebridad. Fue elegido joven sobresaliente por la Cámara Júnior de Buenos Aires. 
Tenemos que hablar de los momentos gatillos de tu vida. ¿Cuál es el proceso por el cual llegás a Price Waterhouse? 
Una cuñada mía, la hermana más joven de Lilina, Kiki, que estuvo trabajando un tiempo como recepcionista en Price, allá por el sesenta y pico, me dijo, entusiasmada: “¡Vos tenés que estar acá! ¡Hay trabajos que se hacen que podrías hacer vos! ¡Hay gente muy interesante!”. 
La idea quedó dormida en la mente de nuestro amigo por unos años y despertó en 1972, cuando leyó el aviso en el diario. Price Waterhouse pedía un experto en EDP. 

Vaya que nuestra profesión ha tenido nombres que fueron cambiando con el tiempo, desde Computación en los orígenes hasta el nombre actual, Informática. Palabra inventada por los franceses, allá en 1962, impuesta en todo el mundo a lo largo de la década, excepto claro está en los países de habla inglesa, que si bien aceptan la palabra como un casi sinónimo, se resisten a cambiar su término preferido, Computer Sciences. De todas las denominaciones, EDP, Electronic Data Processing, siempre me pareció la más desafortunada.

Conrado escribió su carta y fue recibido por el Gerente a cargo del tema EDP en Price Waterhouse Sudamérica, un norteamericano residente en San Pablo.
Me entrevistó en Buenos Aires y nos caímos mutuamente muy bien. Cuando le dije que había implementado en sistema de búsquedas en Executives me dijo: “Yo implementé un sistema muy parecido…” y empezó a preguntarme detalles de mi sistema, realmente interesado.
Fue el elegido, ya se lo imaginan. Entró como Gerente en Consultoría, especialista en EDP para los proyectos que lo requerían, y prontamente convertido en consultor de amplio espectro, no sólo de Informática.
–¿Cómo fue tu experiencia que entraste como ingeniero aeronáutico especializado en Computación en una empresa de contadores? 
Por empezar, unos manuales blancos que había en Price de Contabilidad, las "Normas contables generalmente aceptadas", referencia de todos los contadores, me los estudié casi de memoria. Me podían hablar de amortización, de estados contables, de plan de cuentas, estaba preparado para todo. Al principio me sentía sapo de otro pozo. Pero por suerte me integré rápido. 
Cuando Conrado Estol se convirtió en Socio, cuatro años después, 1976, todos se sorprendían cuando recitaba con fluidez de contador párrafos completos de las famosas normas generalmente aceptadas. 

Por lo que vi en su curriculum, eso de estudiar Contabilidad lo llevó a mayores logros. Desde 1991 es Doctor en Ciencias de la Administración (Universidad de Belgrano).

Desde 1983 comandó el Departamento de Consultoría hasta su retiro, 1991. Los negocios no pararon de crecer en todos los rubros, muy en especial en los informáticos.

Yo, que ya lo conocía de años, lo conocí de mucho más cerca cuando en  1983 decidió incorporarme a Price Waterhouse como Gerente. Fui un nuevo sapo de otro pozo en la empresa de contadores, segundo ingeniero devenido en Socio de la firma argentina. Gracias a Conrado. Como él, estuve 19 años en esta firma de mis amores.
¿Cómo siguió tu vida cuando saliste de Price?
De pronto me sentí un viejo.
Nunca le creo cuando me dice estas cosas.
Héctor Masoero (2018)
Pero lo que me ayudó mucho fue una llamada. Héctor Masoero, hombre de Techint, entonces uno de los Directores de Telefónica. Yo acababa de salir de Price. "Conrado, necesito que me ayudes un mes, un poco más. ¿Podés acompañarme a una primera reunión mañana a las dos de la tarde?”. 
Allí estuve. Había gente de Techint, del City, de Telefónica Argentina y de Telefónica de España, cuatro culturas fuertes y bien distintas. La reunión terminó a  las dos de la mañana.  
Lo que iba a ser poco más de un mes, se extendió por años. Ahí lo conocí a Naren Bali, Director de Sistemas de Telefónica. Un Físico, fue profesor en California, hablaba inglés perfectamente. Una gran persona. Nos caímos muy bien el uno al otro. 
¿A quién no le cae bien Conrado Estol?
–Lo conocí a Naren Bali, un tipo muy capaz, muy interesante. Le perdí la pista. 
–Estuve siete años trabajando para él, una persona excelente. 
–Vos fuiste docente en EE.UU., en la Universidad de New York ¿Cuando retomaste la docencia en la Argentina? 
–En la Fuerza Aérea fui Profesor en la Escuela de Comando, de 1965 a 1974. Dictaba los Cursos Básicos (Capitanes) y Superior (Vice-Comodoros)  Las materias eran Investigación Operativa, Proyectiles Autopropulsados y Procesamiento de Datos. 
A nivel universitario, de 1972 a 1974, fui Profesor de "Investigación Operativa I" e "Investigación Operativa II" para la Carrera de Posgrado de Administración y Organización de Empresas en la Universidad del Salvador.  
Relatar todas las actividades docentes que comenzó luego de su retiro es tarea ciclópea, prefiero que lo averigüen de su curriculum:


Las gentes más comunes hemos descubierto en él el significado de la palabra multilingual. Se defiende más que bien con el alemán y el francés. En el caso del inglés es capaz de reconocer y pronunciar los acentos más variados, mientras los demás nativos de esta tierra luchamos por intentar una pronunciación que no nos delate como hispanics. Ya sabemos que estudió ruso para traducir abstracts. Empezó a estudiar chino hace más de diez años. "Son 50.000 pictogramas para aprender y saber pronunciar", me dijo entonces. Me olvidé preguntarle cuántos lleva aprendidos.

Sin embargo, Conrado dice que el único idioma que habla bien es el castellano. Estaría tentado de pensar que es falsa modestia si no lo conociera como creo conocerlo. Sucede que el amigo es un auténtico modesto, de pies a cabeza, un socrático de esos que dicen en serio "Sólo sé que no sé nada". 
Tenés muchas pasiones, hobbies, cosas que te atraen. La informática, la docencia, la ciencia, la literatura. Te encantan Arturo Pérez Reverte, Ian McEwan, Vladimir Nabokov, Humberto Eco y seguro que muchos más. La música, los idiomas, el ajedrez. ¿Cómo hacés para convivir con todos estos mundos paralelos? 
Quizás es un defecto dedicarse a tantas cosas. Si te dedicás a una sola cosa podés ser bueno en ella. Si estás en muchas te desperdigás.
–No creo que sea tu caso. ¿Cuáles de todas estas cosas te gustan más? 
La música me sigue encantando. El ajedrez me gusta mucho aunque yo no le gusto tanto al ajedrez. 
Hay realidades que demuelen esta última modestia. Arturo Pomar y muchos ajedrecistas creídos han sido sus víctimas en ese juego que me apasiona. Lo digo por experiencia propia.

Bach, Beethoven y Brahms, las tres Bs de la música clásica
Doy fe que la música fluye por sus venas. Tiene devoción por las tres B, Bach, Beethoven y Brahms, pero no duda en preferir a este último, sobre todo la música de cámara. De los austriacos habla de Mozart como un genio y cuanto más escucha a Schubert más se maravilla. Pero no se limita a admirar la música de viejos siglos y continentes. Colecciona las sinfonías de Philip Glass (Baltimore, 1937), admira el humor ingenioso de las canciones especiales de Tom Lehrer (New York, 1928), y puede apreciar el arte no convencional de un violinista que no se parece a nadie, Gilles Apap (Argelia, 1963).

No me lo cuenta en la entrevista pero lo sé: nuestro amigo es un investigador de todos los temas. No puedo imaginar de dónde saca el tiempo para leer tantas cosas, elaborarlas y compartirlas. Recibe y lee información de una cantidad sorprendente de orígenes, como ACMNew ScientistThe EconomistReuters NewsHarvard Business Review y muchos más. Calculo que lee cientos de artículos por semana. Encuentra el tiempo además para mandarnos a los amigos las cosas más variadas, interesantes e insospechadas. 

Tiene tres hijos y siete nietos -los trillizos de Andrea y los cuatro hijos de Conrad. Va foto de Conrado, Lilina y prole:
Conrado, Lilina y toda la prole en las
Bodas de Diamante (i.e. 60 años!)




En el ADN de los Estol, ya desde los tiempos de Horacio, creo que el gen de la celebridad siempre está presente.




Cierro con una anécdota que me regaló Claudio Schicht, un amigo común, quien es Director de la carrera de Posgrado CEIS (de Especialización en Ingeniería de Software) que se dicta en la UCA. Carrera de la cual Conrado fue docente por muchos años.  
Claudio Schicht

Ocurrió en 2016. Claudio se reunió con él para comentarle, con mucha pena, que la UCA había decidido interrumpir la relación laboral porque el Reglamento no permitía docentes con más de 70 años (Conrado estaba a punto de cumplir 85!).

Conrado, que venía de una clase de chino y sabía perfectamente el motivo de la reunión, le cortó el chorro diciendo:
Sí, ya sé, me pegan una patada por jovato. Tengo poco tiempo porque debo ir a jugar una final de ajedrez con un muchacho de poco más de 20 años. Me va a hacer pelota, pero le voy a dar trabajo. 
No supo si le ganaste o no. Eso es lo de menos. Lo de más es que, a tus 87 años cumplidos, tenés todas las neuronas encendidas, y la energía para demostrarlo día a día.

Gracias y Felicitaciones, Conrado!
Felicitaciones y Gracias, amigo!!

2 comentarios:

Antonio dijo...

Muy bueno, Felicitaciones !!!
Castro Lechtaler

Fabian Berdiales dijo...

Muy buena reseña ! abrazo