para Buscar en este blog

Ejemplo: Para acceder a las entradas que incluyan las palabras Sadosky y Clementina , basta colocar las mismas en la ventanita superior.

2015.09.24: Hernán Huergo: Alerta Roja!!!, hay otro Museo Informático??? e Historia de un bicho

En La Nación de hoy acabo de leer una noticia

La Fundación Icatec conserva muchas reliquias, pero no tiene un lugar propio
Guillermo Tomoyose

que la encuentran haciendo clic en el título.

Las primeras notebooks pesaban 10 kilos.
Foto:Museo de la Informática


Una de las imágenes que la ilustra aparece a la derecha, la nota que la acompaña es de La Nación, no mía.



Al estilo numerado de Ricardo Forno, me sale decir dos cosas:





1

Incluye la noticia algunas frases que me chocaron:

Son más de 10.000 piezas de hardware y software del Museo de Informática, un proyecto que tiene su colección permanente, pero sólo hace muestras eventuales.

¿No sabe esta gente que ya existe un Museo Informático? Me refiero al que ponderó mi amigo Ernesto del Puerto, cuando dijo, en este mismo blog: 

Se suma a a este volver a vivir, mi visita al museo de la Informática, que como diría mi abuela cartón lleno.
Por ultimo una recomendación a los DINOS y DINAS que no lo hayan visitado. Hipolito Yrigoyen 1427 Piso 9 B. CABA. 4382-2710. www.museoinformatico.com.ar

"Todo el testimonio histórico de tantos equipos queda reducido a un trabajo de archivo. Estamos trabajando contra reloj, tenemos un año más de contrato para nuestra oficina y depósito. Hemos establecido diferentes propuestas para que este archivo no quede en la calle, pero no tuvimos respuesta", cuentan Carlos y Alicia Chiodini.
"Luego de archivar y clasificar equipos durante décadas para construir este formidable catálogo, decidieron transformar en 2010 esta pasión por la informática en la Fundación Icatec. La idea consiste en un espacio que esté disponible para que las generaciones que hoy trabajan en una computadora con Windows, usan un iPhone o juegan con una PlayStation tengan la oportunidad de descubrir cuál fue la primera PC o cuáles fueron los equipos que llevaron al éxito a Apple en los primeros años liderados por Steve Jobs y Steve Wozniak."

Quizás me equivoque, pero parece que hay dos proyectos en danza con el mismo objetivo. No sé si sabían el uno del otro, si compiten, o cuál es el motivo. Seguro que Manuel Wiaggio o Carlos Tomassino tendrán algo que decirnos.

2

El punto 2 de esta entrada es una anécdota que tiene que ver con la foto de más arriba, la computadora portátil. No se llamaban Notebooks todavía, lo aseguro. Sí pesaban más de 10 kilos, doy fe de eso. Era 1983 y yo estaba ya en los comienzos de mi tercera vida informática, o sea en Price Waterhouse - la primera fue en IBM y ya contaré algo de la segunda-, cuando quien pasó a ser mi jefe, Conrado Estol, aprovechando un viaje mío de trabajo a los Estates, me dijo: 

- ¿Por qué no nos traés una de esas computadoras portátiles que acaban de salir? 
- Sí, por supuesto, Conrado.

Mi viaje no era breve, incluía algunas escalas, también uno de esos cursos en los que uno se llena de manuales -que luego nunca mira. El peso se acumulaba escala tras escala. La computadora portátil que pesaba 10,7 kilos, fue sumada a mi equipaje de entrada. No sólo fue una pesadilla lidiar con ella dentro de Estados Unidos. Recuerdo las miradas de admiración de los colegas de Price por el trofeo que transportaba, mezcladas con la compasión al ver mi lucha con el bicho. Porque cada día eso fue para mí más y más un bicho, menos y menos un trofeo.

Pero lo peor fue cuando llegué a Ezeiza.

-No, no te preocupés en Ezeiza, alguien va a estar allí esperando -me había dicho Conrado.

Sí, estaba alguien esperando. Al bicho lo incautaron. Por suerte alguien estaba allí. Me pasé una hora contestando preguntas y llenando formularios. Decidieron no llevarme preso.

Recuerdo la consternación de Conrado cuando supo de mis desventuras. Aunque hoy, 32 años después, las conoce algo mejor. 

Como una semana después nos devolvieron el bicho, que se convirtió en trofeo. Para todos menos para mí.

BloggerCarlos Florentino dijo...
Son increíbles las alegrías y desventuras que han generado y algunos bichos aún continúan generando a lo largo y ancho de este mundo.
El de Hernan aunque en el museo, hoy comprobamos que aún tiene prensa.
Los bichos. Benditos bichos. Mi bicho, tu bicho, su bicho. Es la vida de la cual gracias a Dios aún gozamos.
24 de septiembre de 2015, 12:46
Blogger Conrado Estol dijo...
Ay, Hernán, hoy apenas vi el artículo en La Nación me acordé del traumático y traumatizante episodio de la Compaq (creo que era...). Cuando tomé conocimiento de tus vicisitudes lamenté muchísimo - y todavía lo hago - el haber sido el inocente (por "naïve") causante. Nuevamente te pido disculpas (esta vez públicamente).
Conrado
24 de septiembre de 2015, 14:58
Blogger Hernán Huergo dijo...
Por favor, Conrado! No esperaba disculpas de tu parte. Ya las pediste en demasía en su momento. Creo que es al revés: recordar hoy la historia del bicho, que sí, era una Compaq, me causa placer, ninguna tortura. Son como aventuras que quedan en el recuerdo. En este caso gracias a tu pedido "inocente".
24 de septiembre de 2015, 15:37
Blogger Carlos T dijo...
En efecto, por lo que este dino sabe hay varios museos informáticos y no sólo en la CABA.
Este de los Chiodini en particular funciona por lo que se ve bastante bien.
Sin embargo cuando Manuel Wiaggio me informó en 1996 de su idea del Museo (yo estaba en la UB) solo existía el que menciona Ernesto.
Manuel debería contar la historia pero les adelanto que desde ese año, Infocom 96 fue la primera muestra de informática que presentaba elementos antiguos y que quedaron luego en la baulera de Manuel.
Con Manuel me reencontré en este siglo y planeamos armar un instituto que fuese la base de un centro interactivo que permitiese que los potenciales informáticos del futuro pudiesen reconocerse entre las reliquias.
Para ello planteamos brindárselo a la ciudad.en comodato. Hoy esta itinerando en las universidades de la ciudad con carreras informáticas.
En el museo de Wiaggio no hay tantas piezas muy antiguas (generación de grandes computadoras) aunque entre las que hay pueden reconocerse las que pertenecieron a la segunda era (era de las PC).y también algunas joyitas de la microfilmación.
Cuando supe de la existencia de otro museo en la ciudad le sugerí armar una pagina web (www.museoinformatico.com.ar) y allí colocamos fotos de no sólo hardware sino la historia misma y algunas experiencias de quienes vivieron esas épocas. HERNAN luego mejoró esa idea en el blog exitoso que ha creado.
Para cerrar digo que no importa que haya muchos lo importante es que nos reconozcamos en lo que está adentro. Nosotros somos parte de cualquiera de ellos. Abrazo Carlos
24 de septiembre de 2015, 15:35
Blogger Pablo Di Marco dijo...
Recuerdo que hace unos años en una exposición de informática, había un sector denominado "museo de la informática". Por supuesto entré en él para darme cuenta que yo había trabajado o tenido que ver con todas, absolutamente todos los equipos que se mostraban en él. la 029, la 059, la 083, la intérprete de tarjetas, no recuerdo el modelo, con todas ellas había, en algún momento de mi vida, había trabajado.
Recuerdo que salí un tanto deprimido sintiéndome realmente como un dinosaurio de la computación, pero rápidamente me consolé pensando que las computadoras envejecen mucho más rápido que nosotros.
Abrazos a los colegas dinosaurios/as
Pablo Di Marco
ex Ford Argentina y Ford España
ex Fundación Bariloche
ex Noblezaq Piccardo
ex ABB

actual feliz jubilado que sigue pasando muchas horas delante de una computadora !
24 de septiembre de 2015, 16:40

No hay comentarios: