para Buscar en este blog

Ejemplo: Para acceder a las entradas que incluyan las palabras Sadosky y Clementina , basta colocar las mismas en la ventanita superior.

2016.02.08: Hernán Huergo: Intentando conocer la Fundación Bariloche


Este Blog aspira a tener la mayor cantidad de Dinas y Dinos posible, que aporten sus experiencias, sus anécdotas, las que sean. Además de conocernos mejor, vamos haciendo historia, como ya lo señalaron gente como la pionera Victoria Bajar y varios otros.

El Blog nació el 10 de julio de 2015, tiene 150 miembros registrados, de los cuales hasta hoy se han convertido en activos 78 de ellos.

Para ser activo -invento del autor- pueden cumplirse cualquiera de las siguientes condiciones: a) aportar anécdotas, historias, fotos que complementen las historias, etc., o sea entradas; b) comentar las entradas de otros; c) enviar aportes para Clemente, que ya conocen; d) participar en encuentros convocados por el Gran Bedel, o sea Carlos Tomassino, en nuestra sede, hoy el Club Palermo de Fitz Roy.

Tenemos demasiados Dinos y Dinas miembros que aún no son activos, pero vamos a irlo logrando con el tiempo.
Por ejemplo, pueden "debutar" en el próximo almuerzo que nuestro Bedel prepara para marzo.

Sin embargo, el foco de esta entrada es un tema que siempre me ha producido gran interés y del cual merecemos saber más, la Fundación Bariloche.

El tema aparece mencionado ocho veces en este Blog. 

La primera vez en 2007: Cecilia Berdichevsky: The Beginning of Computer Science in Argentina. 

La segunda en 1972: Sadosky mismo nos da la respuesta del intríngulis(reportaje a Sadosky). 

La tercera en un comentario de Liana Lew a la entrada  2015.08.05: Gonzalo Ballester Sastre: Introducción de la computadora personal en la empresa. Un recuerdo. Y con respecto a tal comentario, que habla de la querida Susana Epstein, quien decide vivir en Bariloche, este "Bloguero" requiere urgente datos y mail sobre Susana Epstein, que además de genio y figura, le consta que tiene historia de excelente fotógrafa.

La cuarta en 2015.08.16: Pepe López de Lagar: HISTORIA DE LA BULL DE LOS AÑOS 60., en un comentario en que Hugo Scolnik confiesa que en Fundación Bariloche hacían hazañas parecidas a las que Pepe nos comenta que se hacían en SEGBA para acelerar la GE 415 y convertirla en 435. 

La quinta en 2015.08.22: Hernán Huergo: Club Palermo 21/08/2015: Lucha con dos neuronas. cuando este cronista le pide a Hugo que escriba algo, algo que le recuerda en la sexta, 2015.09.19: Hernán Huergo: Un poco de leña al fuego, pero con el mismo no éxito. 

La séptima en un comentario que hace Pablo Di Marco a la entrada 2015.09.24: Hernán Huergo: Alerta Roja!!!, hay otro Museo Informático??? e Historia de un bicho.

Y la octava, y detonante de esta entrada, aparece ayer!!, en 2016.02.07: Luis R. Talavera: Especie de CV que me acredita como Dino?. Aleluya!!! Se refuerzan mis esperanzas de saber la historia oficial más las historias secretas de la Fundación Bariloche.

Desafío las plumas de los que sepan del tema para que escriban.
Por ahora los ayudo, o los incito, o los provoco, con algunas gotas de historias oficiales y algo insípidas que aparecen en la web:

En http://www.fundacionbariloche.org.ar/historia/:
La Fundación Bariloche fue creada en el año 1963 con el fin de contribuir a la realización de actividades de investigación, enseñanza de postgrado y creación, y de transferir sus experiencias y resultados a la sociedad. El principio rector de su accionar, según el estatuto y sobre todo de acuerdo con el espíritu y praxis de sus fundadores e integrantes, fue desde sus inicios el respeto irrestricto de la libertad académica y la defensa de los principios democráticos y republicanos. En sus comienzos y hasta mediados de la década de 1970 la Fundación se componía de un Consejo Directivo, un Consejo Asesor, la Presidencia Ejecutiva, una Gerencia de Administración y una Gerencia de Desarrollo. El Consejo Directivo estaba conformado por los miembros permanentes -entre ellos varios de los fundadores- los directores de los departamentos, delegados de los grupos empresarios y representantes del personal académico y administrativo elegidos por sus pares. Por su parte, el Consejo Asesor estaba conformado por delegados de los grupos empresarios y un representante del personal académico. La Presidencia Ejecutiva, cargo ocupado inicialmente por Carlos A. Mallmann, contaba con el apoyo de la Gerencia de Administración con sede en Bariloche y de la Gerencia de Desarrollo en Buenos Aires. Esta última tenía a su cargo, además de las actividades de apoyo administrativo, la captación de recursos económicos globales y especiales...
MÁS ABURRIDO IMPOSIBLE...

En 
El 28 de marzo de 1963 se creó la Fundación Bariloche, una institución privada sin fines de lucro, que tuvo que sortear obstáculos más extremos durante el período de la dictadura en nuestro país, y salió adelante. Promueve la enseñanza y la investigación científica en todas sus ramas, primando la libertad académica.

Repasando su historia
La creación de la Fundación Bariloche, allá por el año 1963, resultó de la inquietud de un grupo de científicos de la Comisión Nacional de Energía Atómica y de empresarios. Asimismo, confluyeron en este proyecto las experiencias de la Fundación Di Tella, y del Instituto de Investigaciones Bioquímicas.
Desde su inicio ha pregonado el trabajo responsable, sobre la base de una sólida cultura humanista y dentro de los principios democráticos, enarbolando el respeto irrestricto de la libertad académica.  Su razón de ser tiene como finalidad trasladar la experiencia y los resultados de sus investigaciones a la sociedad, contribuyendo con la realización de actividades de investigación, enseñanza de postgrado y creación.
Hasta mediados de la década de 1970 la Fundación se componía de un Consejo Directivo, un Consejo Asesor, la Presidencia Ejecutiva, una Gerencia de Administración y una Gerencia de Desarrollo. Gradualmente se conformaron grupos de trabajos en ciencias naturales, ciencias sociales y arte.
En la década del 70, la institución ya contaba con un Departamento de Matemática, con tres programas: matemática aplicada, estadísticas e investigación en operaciones; Departamento de Biología, con programas de bioquímica y microbiología vegetal; Departamento de Recursos Naturales y Energía, con tres programas: geología, ecología y economía de la energía; Departamento de Ciencias Sociales, con programas de investigación en filosofía y política, movimientos laborales, sociología política, problemas socio-económicos del desarrollo; Departamento de Música, con dos programas: capacitación e interpretación de música de cámara y difusión musical (el primero de ellos dio vida a la Camerata Bariloche).
Cerca de 200 personas llegaron a integrar el plantel de la Fundación, entre investigadores, becarios y técnicos y personal administrativo. Fue en esa época que la labor de investigación fue muy fructífera, destacándose, entre otros, la instalación de la primera computadora disponible en el centro de la ciudad de Bariloche. Por otra parte, el departamento de Ciencias Sociales fue pionero en el uso de recursos cuantitativos para la investigación social en nuestro país.
La Fundación se sostenía, principalmente, gracias al subsidio del Estado Nacional. A partir de 1976, con el comienzo de la dictadura, el gobierno militar instó a despedir a algunos investigadores y controlar el contenido de las investigaciones, hecho que modificó drásticamente la situación de la Fundación. Pese al enorme riesgo que ello implicaba, no aceptaron estas condiciones y a fines de ese mismo año, tuvieron que vender terrenos que habían adquirido para construir un campus, para indemnizar a todo el personal.
Ese riesgo se volvió realidad tangible, y en los años que siguieron la Fundación quedó reducida a unas 15 personas. Aun así, mantenía el compromiso y el desafió de continuar, iniciando una etapa con los mismos objetivos pero con una organización diferente y reducida. Algunos Departamentos se mantuvieron, otros se reestructuraron y finalmente, hubo los que se desintegraron. Las actividades que no desaparecieron se transformaron en nuevos grupos integrados o asociados a la institución.
Además de la convicción y el compromiso sostenido de sus integrantes, la continuidad institucional en esos tiempos se debió a la cooperación de organizaciones internacionales públicas y privadas.
A partir de 1983, comenzó a recibir nuevamente estímulos oficiales, todo ello en el marco del advenimiento de la democracia. Atrás quedaron las amenazas que buscaban soslayar la autonomía académica.
Ya desde fines de 1980 los grupos de investigación se reorganizaron nuevamente. En 1990 se creó el Programa de Filosofía, abocado a la investigación y la enseñanza de postgrado en distintas áreas de la filosofía. En 1994 fue creado el Programa de Calidad de Vida que dotó de nueva entidad a las investigaciones acerca del grado de excelencia de vida de la población de Bariloche, y de la Provincia de Río Negro, en particular, y de Argentina, en general. Ese mismo año se conformó el Programa de Medio Ambiente y Desarrollo, dando continuidad a la temática ambiental que venía desarrollando. La biblioteca de la Fundación, especializada en tema de energía, economía energética, medio ambiente y ciencias sociales, se llama desde el 2003 “Carlos E. Suárez, nombre de quien fuera presidente de la institución.

La actualidad de la Fundación Bariloche
La institución desarrolla un amplio programa de estudios relacionados con la problemática del desarrollo humano y social, en particular en relación con el ambiente, la energía y el desarrollo urbano, y extiende su acción a áreas de investigación básica y aplicada en temas de interés nacional y regional.
Cuenta con cuatro programas:
...

MUCHO MEJOR, PERO ME IMAGINO QUE LUIS TALAVERA, HUGO SCOLNIK Y OTROS PUEDEN CONTAR COSAS INTERESANTES...

Adelante, amigos, esperamos esas historias!!

1 comentario:

Luis R. Talavera dijo...

tus observaciones y particular interés, Hernán, espolea la decisión de contar sobre la relevante FB, así como también sus muchas jocosas anécdotas. Habemos un buen grupo de ex´s FB para describir la multifacética institución que nos brindó un hermoso nicho para valiosas realizaciones. Me comprometo a juntar y hasta coordinar a ese grupo. Vamos a por ellos y por ello !