para Buscar en este blog

Ejemplo: Para acceder a las entradas que incluyan las palabras Sadosky y Clementina , basta colocar las mismas en la ventanita superior.

2017.03.01: Hernán Huergo: Conversando con Virginia Haurie

Conversando con Virginia Haurie                         
                          Hay que dejar testimonio.
                 Lo que no se escribe se olvida.
                                          Virginia Haurie


Llegué unos diez minutos antes a la calle indicada de Belgrano. 
Luis, o como él prefiere llamarse, luiggi, me había pasado la dirección por whatsapp. Yo buscaba con alguna torpeza el número, 1854. Así, pelado y solitario. O sea que era una casa. Digo con torpeza porque caminaba por la vereda impar y me pasé de largo. Cuando me di cuenta, crucé y retrocedí por la vereda opuesta. Justo llegaba 
al mismo destino, desde el otro lado, el promotor de la reunión, Pees Labory. Decidimos esperar unos minutos hasta que se hicieran las diez.

La idea le surgió a luiggi luego de ver la película de las negras de la NASA, Talentos Ocultos. "Tendríamos que hacer una filmación de nuestro anecdotario a fin de proponerle a algún interesado si se anima a plasmarlo en un documental", fue su primer disparo general para todos los Dinos. En el momento en que lo leí sentí una mezcla de orgullo con escepticismo. Orgullo porque seguramente asumí que "anecdotario" era una forma de llamar al Blog de mis amores, y de mi autoría, poblado de los aportes de tantos Dinos y Dinas. Escepticismo porque no imaginé hasta entonces cómo "plasmar" el documental imaginado por mi amigo.

El segundo disparo de luiggi fue más directo, con un sólo destinatario, yo: "Propongo hacer un documental con los TALENTOS OCULTOS de los almuerzos de DINOS y DINAS...".

El tercer disparo, también directo, contestando un mail mío que mostraba interés tanto como dudas, siguió avanzando: "El que dice Documental, puede también decir Documental y Libro..."... "Las vivencias de los DINOS no deberían quedar solo entre nosotros. Servirán de material para los historiadores o investigadores."

Una respuesta de Mike Kurlat, de opiniones siempre certeras, fogoneó aún más los ánimos ya súper encendidos de luiggi: "Amigos: De mi juventud recuerdo  un texto de José Martí algo como 'la historia del hombre contada por sus casas'. La historia de la increíble aceleración - órdenes de magnitud - quién no ha confundido mega con giga alguna vez, desubicado por el cambio- contada por sus actores.... algo en línea podría ser el leit motif. Mike."

Allí luiggi no tuvo dudas. La llamó a Virginia Haurie para armar una reunión de consulta sobre el tema. Que la reunión sería con mi participación lo daba como un hecho. Tenía razón, yo estaba encantado con la idea de conocerla. Más allá de mis otras dudas.

De Virginia comienzo mostrando su página de presentación en la web, que va en seguida, http://www.virginiahaurie.com.ar/, que está en clara sintonía con el objetivo propuesto por mi amigo, quien es parte del elenco estable de los Talleres de Escritura vespertinos de los miércoles de la escritora.


Minutos después entramos a la casa. Un living en forma de cubo, creo recordar paredes de ladrillo a la vista, con luz natural que entraba por una buhardilla. Luz natural que Virginia potenció cuando abrió a medias la cortina de la ventana modesta y osada -no recuerdo haber visto rejas- que daba a la vereda -planta baja. Un poderoso ventilador de techo no necesitaba agitar demasiado sus alas para convertir el lugar en fresco y agradable, borrando los momentos sufridos poco antes por el calor en la calle. Los sillones eran todos tentadores y después de los saludos elegí uno con la esperanza de que no fuera el de la dueña de casa. Una de las paredes del cubo era una biblioteca de piso a techo, sin resquicios. Cerca del lugar de estar con los sillones, el que imagino usado para los talleres,estaba la mesa con la computadora, testigo tecnológico de la reunión.

Me sentí cómodo de inmediato.

luiggi planteó su idea, que Virginia ya conocía... y apoyaba... con advertencias. Veamos:

VH: "Hay que dejar testimonio... Lo que no se escribe se olvida..."

VH: "Mi experiencia con los trabajos grupales no es muy feliz..."

Me sentí identificado con este comentario, alineado con mi escepticismo.
En cambio, mi amigo equilibraba la balanza.

LPL: "Estoy recontra motivado". 

VH: "El tema de los viejos era un proyecto de grupo y terminé haciéndolo yo sola. Mi último libro. Escribo cuando me interesa algo...".

Poco a poco fuimos yendo al grano.

VH: "No me queda claro si es un documental, un guión, un libro en papel un e-book"... "Si es un libro, tienen que encontrar el público que lo quiera leer/comprar"... "Está dirigido ¿a la gente en general?, ¿a los informáticos?"... "

LPL: "Va a ser un elemento que muestre la historia."

VH: "¿Sería para informáticos que les interese la historia?"

LPL: "Lo veo como un documental que salga en el Canal Encuentro."

VH: "A mí me interesa si combina las historias informáticas con historias de vida." 

HH: "Los capítulos Conversando con... del Blog son justamente eso". 

Y doy ejemplos, como la historia de Pepe López de Lagar, eligiendo su destino entre ser cantante o seguir la carrera Informática.
Creo que ese fue el momento justo de la charla 
en que empecé a ver la luz al final del túnel. Raro que esta expresión se use tanto para momentos de agonía como para momentos de esperanza en situaciones críticas. 

VH: "Yo lo basaría en entrevistas, filmadas, o simplemente grabadas, por ahora. Una recopilación de entrevistas sería una buena base. Quizás ese guión de los dinosaurios podría estar mezclado con el uso que le dan a las computadoras la gente común"... "desde los niños, hasta esa gente que está enchufada a la tecnología horas por día."... "un gancho sería incluir entrevistas con famosos, como Charly García". 

Sentí que la luz al final del túnel se hacía más fuerte.

HH: "Me encanta la idea, aunque veo que es mucho trabajo"

VH: "Tenés mucho material en el Blog. Pero, digo lo que pienso, los Blogs son como un eterno presente, nadie los mira hacia atrás".

No puedo más que estar de acuerdo y se lo digo.

Entonces comienza con las recomendaciones bien concretas, basadas en su experiencia personal, muy enriquecida con su libro más reciente: No dejo entrar al viejo a casa.


VH: "Lo importante en las entrevistas es que el entrevistado tenga cosas para contar, que siempre las tiene... Y que el entrevistador tenga picardía para saber qué preguntar...Hasta las personas más sencillas pueden ser interesantes en lo que cuentan."

VH: "Elegiría un libro de divulgación, que lo pueda leer yo y que también le pueda interesar a un especialista... Es posible que puedan encontrar interesados."

HH: "Me gusta mucho la idea de mezclar entrevistas de dinos con otra gente. Aunque no sabría como reclutar a los famosos:"

VH: "A veces es sólo levantar el teléfono. Aunque soy muy tímida."

Algo en mi cara, supongo, la impulsa a repetir: "Soy muy tímida".

VH: "Creo que ustedes podrían ser los autores del libro. Repartirse el trabajo."

Hablamos un rato más y el tema se desvía a David Foenkinos. Ídolo de Virginia. 

VH: "¿Lo has leído?" -la pregunta es para luiggi.

LPL: "¿No es el autor de La delicadeza, que yo te recomendé?"

VH: "¡Cierto que lo descubrí por vos! Un genio. No me pierdo nada de lo que escribe.Estoy mucho mejor me pareció extraordinario. 

Ya es hora de cierre pero Virginia se levanta y se dirige a la pared biblioteca. Finalmente lo encuentra, vuelve y me lo da. Es un ejemplar de No dejo entrar al viejo a casa.

VH: "Es un préstamo. Ya no me quedan ejemplares."

Ya lo leí y aprendí sobre los viejos, o sea nosotros, y más importante, sobre cómo podría ser el posible libro.
Muy entretenido -hasta las personas más sencillas pueden ser interesantes en lo que cuentan, ahora lo sé- y me quedaron algunas cosas para compartir. Elijo algunas al tuntún. [
tuntún: palabra que se utiliza en la locución adverbial al (buen) tuntún que significa ‘sin reflexión ni previsión o sin conocimiento del asunto del que se trata’Google.]
  • A partir de los 60 lo que nos queda de vida es de regalo.
  • Se nos mueren por día cien mil neuronas pero no importa demasiado, porque el número que tenemos es astronómico.
  • Hay distintos lugares del mundo que un norteamericano llamó zonas azules, donde hay una longevidad extraordinaria. Los lugares son dispersos, Japón, Grecia, Nicaragua y no podía faltar Estados Unidos.
  • Parecería que hay numerosas causas de la longevidad- Para algunos está en el agua, para otros en el ambiente, para otros en las montañas, hay quienes dicen que en el movimiento, otros opinan que el la actividad del cerebro, también hablan del genoma, etc.. El lector recibe el mensaje, o cree recibirlo, de que son todas y son ninguna.
  • Otra percepción que tuve como lector fue que todos los longevos entrevistados tenían como fórmulas comunes el optimismo y tener proyectos de vida vigentes.
  • Los telómeros son los responsables de la reproducción de las células, nos cuenta en un capítulo Guillermo Jaim Etcheverry. Están en las puntas de los cromosomas y se acortan con cada reproducción exacta de la célula, con todo su ADN. Habla del trabajo que le dio el Nobel a tres científicos en 2009. Cuando los telómeros se acortan demasiado, se reduce la reproducción, y termina. Envejecemos.
  • En Santiago del Estero existen sociedades matriarcales. Los varones no sólo trabajan, también cocinan, barren y hacen las camas.
  • Mirtha Legrand tiene entre sus trucos para su longevidad hacer crucigramas. También, como todos, tener pensamientos positivos.
También ya estoy leyendo a David Foenkinos. Arranqué con Estoy mucho mejor -gracias, web-, fascinante, y tengo en cola La Delicadeza -gracias, luiggi.

Como si fuera poco, Virginia Haurie me convenció, diría mejor que nos convenció, que el libro sobre los Dinosaurios de la Informática en la Argentina es un proyecto posible y hasta atractivo. O sea que nos espera un trabajo enorme.

Pero eso significa tener nuevos proyectos en esta etapa regalada de la vida. El optimismo a ultranza de luiggi empezó a invadir mis poros. O sea, que no sólo quizás parimos un libro. Ayudaremos a que el viejo tarde un poco más a entrar en nuestras casas.

¡Gracias, Virginia!

No hay comentarios: