para Buscar en este blog

Ejemplo: Para acceder a las entradas que incluyan las palabras Sadosky y Clementina , basta colocar las mismas en la ventanita superior.

2017.01.24: Claudio Di Véroli: Anécdotas VII - La base de datos de Marketing (¡con todos sus backups!) se pierde ... y se recupera ...


El tema de fallas en backups de cinta ha sido comentado por distinguidos Dinos/as en este blog. He aquí otra anécdota al respecto.

Pero antes de la historia en cuestión, permítaseme una digresión. Allá por 1975 tuve el honor de pasar un día en la Universidad de Sussex (Inglaterra) con el Prof. Patrick Rivett: el mismo que durante la 2da. Guerra Mundial acuñó el término "Operations Research" o Investigación Operativa. Rivett me regaló en la ocasión un ejemplar de su reciente libro "Principles of Model Building" (Wiley 1972), donde opinaba algo que entonces era una novedad: que en la implementación en organizaciones (y esto es válido para cualquier sistema informático obviamente) la mayoría de los fracasos NO se deben a fallas técnicas, sino organizativas. Y esto vale obviamente para la anécdota que paso a contarles.
¡Te acordás hermano, qué tiempos aquéllos ...!
Para la Base de Datos de Marketing que mencioné en mi Anédcota VI, implementada en 1984, cada tres meses el sistema producía dos abultadísimos listados completos con toda la información. Un listado contenía los datos de la empresa, y el otro los de las empresas competidoras. Un año más tarde en 1985: "¿Claudio, para qué queremos estos mamotretos juntando tierra? ¡Cada usuario consulta al sistema desde la terminal en su escritorio!".

A todo esto, y como se estilaba en la operación de computadoras centrales, los sistemas tenían backup diario a cinta magnética, seguido del "restore" que, (como recuerda cualquier Dino), era la mecánica de la época para defragmentar archivos en disco. Como backup para desastres se guardaba además una cinta mensual, y en otro edificio, una cinta anual. Realmente a prueba de desastres ... ¡o eso creían!

Ocurrió así que un día algo falló, y tras el "restore", sin indicio de error alguno en la operación, la base de datos de la competencia quedó totalmente corrompida. Peor aún, ¡nadie lo notó!, porque aunque la base de datos de la empresa se usaba a diario, la de la competencia sólo se consultaba para estudios de análisis competitivo, que a menudo no se realizaban por varios meses. Para cuando se dieron cuenta a inicios de 1986, la base de datos corrompida había sido transferida a todos los backups.

El Gerente de Marketing me vino a ver desesperado, y le contesté con una gran sonrisa: "¿Viste para qué sirven los listados?".

Se reingresaron todos datos a partir del último listado, y en menos de un mes la base de datos de la competencia estuvo funcionando nuevamente.

Y en Sistemas procedieron a incluir la sencilla pero necesaria "verificación de usuario" en sus procedimientos de backup ...

2 comentarios:

Ricardo dijo...

Ciertísimo. Cuando todo falla, el papel sigue funcionando...

Claudio Di Veroli dijo...

Como se ha comentado en programas científicos televisivos, cuando nuestra civilización haya desaparecido y los arqueólogos encuentren nuestros restos dentro de mil años, podrán leer algún papel que haya sobrevivido, pero muy difícilmente puedan leer nuestros discos rígidos. Y con un mínimo de análisis podrán construir aparatitos para escuchar nuestros discos estereofónicos de LP vinílicos, y podrán proyectar película cinematográfica que haya sobrevivido, pero no podrán escuchar ni ver música o películas en nuestros CDs o DVDs (a menos que tengan una tecnología de lectura por láser y decidan aplicar técnicas de criptografía para descifrar el código con el que grabamos la información en soportes de lectura óptica).