para Buscar en este blog

Ejemplo: Para acceder a las entradas que incluyan las palabras Sadosky y Clementina , basta colocar las mismas en la ventanita superior.

05/04/2018: Hugo Scolnik: Mis recuerdos de Manuel Sadosky (20/06/2005)

Mis recuerdos de Manuel Sadosky


No quiero escribir una semblanza formal porque ya se publicaron varias en los medios. Prefiero algunos recuerdos personales que, como tales, conducen a opiniones muy probablemente sesgadas en algún sentido.

Conozco a Manuel al ingresar en 1959 a la vieja Facultad de Ciencias Exactas y Naturales con la idea de estudiar Física. Desde el primer día me interesó en la computación y supe entonces del proyecto de traer a Clementina, que iba a ser la primera computadora instalada en el país y también la primera en una universidad de América Latina. Por eso me enganché en un curso de programación que iba a dictar la Dra. C. Popplewell, de la Universidad de Manchester, y al poco tiempo me propuso ser secretario de la Sociedad de Cálculo, predecesora de la SADIO (lo más fundamental que hacía era editar una revista de poca monta con noticias y artículos sacados de donde se podía).


Manuel Sadosky en su cumpleaños 75, con Raúl
Alfonsín (foto suministrada por Hugo Scolnik)
El decano era Rolando García; Manuel Sadosky era vicedecano. Era una época efervescente, pues se vivía un renacer universitario luego de tantos años de oscurantismo educativo. Creo que lo más admirable de Manuel y otros dirigentes de esos años era la capacidad de inculcar una mística, de hacernos creer que todo era posible y estaba a nuestro alcance. Invitaban a científicos del más alto nivel mundial. Por ejemplo, recuerdo que como joven estudiante conocí a R. Oppenheimer, quien me impresionó profundamente por su aire de sufrimiento, debido a su rol en el desarrollo de las armas nucleares.

Manuel era un visionario que no sólo creó el Instituto de Cálculo sino también la carrera de Computador Científico, la primera de nivel universitario en América Latina. Y lo más increíble era que él no trabajaba como científico, pero su instinto lo llevaba por el camino correcto. También sabía impulsar a la gente y promover grupos de trabajo sobre las cosas más insólitas.

Luego vino la Noche de los Bastones Largos y la penumbra se cernió nuevamente sobre el país. Emigró a Venezuela. Cuando asumió el poder, Raúl Alfonsín lo nombró secretario de Ciencia y Técnica. Uno de sus proyectos mas destacados fue la creación de la Escuela Superior Latinoamericana de Informática (ESLAI), que tuvo un profundo impacto sobre el desarrollo de la disciplina en el país hasta que fue liquidada durante la gestión del Dr. Raúl Matera, nombrado en la SECyT por el presidente Menem.

Hace algo más de un año nos encontramos en una cena de homenaje a Mario Bunge y me dijo: “Vení, saquémonos una foto porque va a ser la última” (la foto no es muy buena pero la guardo con cariño porque efectivamente fue la última).

En una necrológica leí: “Falleció uno de los científicos más importantes de la Argentina”. Pues a Manuel ese tipo de comentarios le molestaba profundamente, pues me decía: “Sabés que no me dedico a producir científicamente, me considero un humanista”. Y que esto valga como homenaje, pues ser científico es “fácil”; lo “difícil” es ser humanista.

Hugo Scolnik
20/06/2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios son bienvenidos. Pero deben ser con identificación del comentarista, mail incluido. Los comentarios anónimos son eliminados.
¿Cómo hacerlo?: 1) clic en ventanita a la derecha de comentar como; 2) clic en la opción Nombre/URL; 3) completar nombre y clic en Continuar; 4) Escribir comentario y clic en Publicar. Si el comentarista no es miembro del Blog debe incluir su mail.
Hernán